fbpx

Walter Olmos a 5 años de su muerte

Por kuartetoadm | 9 de septiembre de 2007, 04:50

Hace 5 años, la movida cuartetera estaba nuevamente de luto. Habían pasado apenas dos años de la muerte de Rodrigo Bueno y quien se postulaba para ser su sucesor moría trágicamente.

Fue en la medianoche del 8 septiembre de 2002 cuando en un inexplicable episodio Walter Olmos murió en un hotel de Constitución. Tenía tan sólo 20 años. El catamarqueño había saltado a la fama de la mano del “Potro” cordobés, que un tiempo antes había sacado al pequeño Walter de la calle -donde hacía changas y limpiaba vidrios- para incorporarlo a su banda. Con hits como “Por lo que yo te quiero” o “Adicto a ti”, llenó estadios y engrosó su billetera. Paradójicamente, fue la fama la que le daría el cachetazo final. www.kuarteto.com

“Me produjo mucha pena su muerte, era un pibe que venía de dormir en el banco de una plaza. Yo le decía Locomotora, era pura sangre”, lo recordó Santillán al ser consultado por minutouno.com


Mujeres, drogas y tragedia

Olmos se jactaba de ser fanático de la Mona Jiménez, y por cierto, su entonación era muy similar a la del ídolo cordobés. Pero fue Rodrigo quien le dio la mano para salir de la pobreza. Antes de ser “salvado por la música”, como él mismo solía aclarar, fue detenido por la policía en diferentes intentos de robo.
Con su primer trabajo, “A pura sangre”, Olmos logró vender en pocas semanas la cifra de 150.000 discos y consiguió sacar rápidamente dos exitosas placas. Sin embargo, la merma de ventas y la falta de contrataciones lo habían sumido en la tristeza. Al momento de su muerte, estaba a punto de lanzar un disco y aguardaba el nacimiento de su primer hijo. Sin embargo, estaba separado de su pareja y mantenía un affaire con una pulposa rubia llamada Vanesa.

El confuso accidente en el que perdió la vida transcurrió en el hotel San Cristóbal Inn, de la calle Estados Unidos 2937. Junto a miembros de su banda jugaba a la ruleta rusa con una pistola Bersa calibre 22 y, de acuerdo a los peritos, Olmos la apoyó por su absoluta voluntad en su sien derecha. “Era rebelde, pero buen pibe, fue una gran responsabilidad el peso de esa fama y la inconciencia lo llevó a buscar la muerte”, se lamentó La Tota.
Fuente: MINUTOUNO.COM

DESTACADO

ÚLTIMAS NOTICIAS